Escaleras: la personalidad se convierte en tendencia

Las escaleras juegan un papel muy importante dentro de una edificación, no solo por permitir trasladarse de una cota de nivel a otra distinta, sino también porque pueden aportar seguridad, estabilidad y convertirse en un elemento decorativo e incluso en uno de los principales atractivos.

En este artículo te contamos los tipos, diseños, dimensiones, posiciones o materiales de las escaleras, así como su uso en distintas estancias, algo que las convierte en tendencia.

La elección del tipo de escalera viene condicionada, en primer lugar, por el espacio disponible, y después por otras variables como precio, frecuencia de uso, comodidad que buscamos, seguridad, forma de los peldaños y barandas, o materiales.

Si nos adentramos en la historia comprobamos que ha sido un elemento utilizado desde la antigüedad. Buen ejemplo son las famosas escaleras de la arquitectura mesopotámica de los zigurat, esas edificaciones monumentales ligadas a un templo y dedicadas a una divinidad, que además eran observatorio astronómico, como el que vemos en la fotografía, ubicado en Iraq. También eran un elemento clave en los templos mayas, como el dedicado al Gran Jaguar en Tikal (Guatemala).

 

 

En los siglos XV y XVI se empezaron a incorporar en el interior de las edificaciones, dando lugar a diseños de gran valor arquitectónico y elegancia, como en el Renacimiento italiano. Se convirtieron en un signo de estatus social como apreciamos en esta escalinata de estilo francés.

 

 

En la actualidad tienen un papel más práctico y estético o decorativo. En ocasiones la escalera se convierte en el centro de una estancia principal gracias a su diseño, iluminación, materiales o estructura. Pero también se valora cada vez más un uso adicional de las escaleras, convirtiendo, por ejemplo, el bajo de la escalera en un elemento de almacenamiento o decorativo, como podemos apreciar en alguna de estas fotografías.

 

 

 

Con respecto a los tipos de escalera pueden ser móviles, si su uso es esporádico, como las que nos permiten acceder a un altillo, o fijas, para un uso permanente. Dentro de las escaleras fijas destacan las rectas, de caracol, imperiales escalinatas, modulares, de bóveda tabicada… que pueden estar apoyadas longitudinalmente en una rampa o solamente en sus extremos.

 

 

En cuanto a los materiales son variados, desde el hormigón visto, un material del que ya hemos escrito anteriormente y que también es tendencia, por su versatilidad, a la madera, hierro, aluminio, revestidas de piedra o mármol.