Cómo conseguir el confort térmico de una cueva

Cuando las condiciones de temperatura, humedad y movimiento de aire son óptimas experimentamos lo que se llama confort térmico. Justo lo que sientes al entrar en una casa-cueva, en la que no sientes ni frío ni calor. El suelo radiante proporciona calor con cualquier tipo de energía, pero si utilizas la aerotermia ¡estás de enhorabuena! porque puedes conseguir que tu suelo radiante sea también refrigerante y lograr ese confort térmico en tu vivienda, local u oficina en los meses de calor. Este sistema de climatización es, además, silencioso, carece de elementos físicos que entorpecen la decoración, y proporciona una temperatura homogénea en toda la estancia, sin contrastes ni cambios bruscos.

El suelo radiante pone a nuestro alcance la climatización más ecológica, confortable, y un menor consumo de energía

 

Por qué elegir un suelo radiante / refrigerante

Además del confort térmico y de la ausencia de ruidos de este sistema “invisible”, el suelo radiante te proporciona una serie de ventajas con respecto a otros sistemas, que lo convierten en ideal si estas construyendo una vivienda, oficina o local o si realizas una reforma integral:

•       Ahorro de energía

El suelo radiante es más eficiente energéticamente porque no requiere modificar tan drásticamente la temperatura del líquido refrigerante y, con ello, reduce el consumo de energía hasta en un 20%.

•       Climatización y agua caliente

Funciona como sistema de refrigeración en verano, combinado con aerotermia, tal y como explicábamos al inicio de este artículo, y como calefacción en invierno. También proporciona agua caliente con lo que evitamos la necesidad de calentador o caldera.

•       Ambientes más saludables

No reseca el ambiente, ni emite corrientes de aire, por lo que es un sistema idóneo para personas con alergia. Tampoco provoca el típico entumecimiento muscular del aire acondicionado y lo puedes tener encendido mientras duermes.

•       Sostenibilidad

El suelo radiante es uno de los sistemas más respetuosos con el medio ambiente por su bajo consumo de energía, baja carga de refrigerante y bajo coste de mantenimiento.

•       Compatible con cualquier fuente de energía

La instalación de suelo radiante permite emplear diferentes fuentes de energía como la aerotermia, geotermia, solar o biomasa, pero también es compatible con un sistema de gasóleo o gas (en el caso de que esté ya instalado). Solo debes recordar que para que sea radiante- refrescante, es decir, proporcione frio en los meses de calor, debes tener aerotermia. 

Una instalación que combine aerotermia con suelo radiante / refrigerante es lo más eficiente en consumo de energía

 

 

Suelo radiante en oficinas MAZA Grupo 2

Cómo funciona la climatización por suelo radiante / refrescante

La climatización por suelo radiante se basa en una red de tuberías que se instala debajo del suelo. Por esta red circula agua fría en verano (si tienes aerotermia) y caliente en invierno (con cualquier otro tipo de sistema de energía).

La instalación tiene una altura de 10 centímetros por lo que lo más aconsejable es implantarlo en una obra nueva o reformas integrales. La estructura se compone de una lámina aislante de 10 milímetros, la red de tuberías y una capa de mortero autonivelante de 5 centímetros de espesor que se coloca sobre las tuberías. Sobre la capa de mortero se instalaría el pavimento de la vivienda, que puede ser de madera, cerámico, poliuretano, hormigón, etcétera.

Para que el sistema funcione correctamente es clave contar con una buena planificación previa, que tenga en cuenta las características del espacio, aislamiento exterior y características del pavimento (que debe tener buena conductividad térmica) para asegurar óptimos resultados. En las zonas con elevado nivel de humedad se recomienda incluir sistemas de condensación o fancoils para evacuar el exceso de humedad.

El suelo radiante / refrigerante puede instalarse tanto en viviendas, como en oficinas o locales. En el caso de que el inmueble tenga techos altos o escaleras lo hace el sistema más eficiente porque climatiza el volumen de aire que ocupamos, reduciendo sustancialmente el consumo de energía total.

 

Cuánto cuesta una instalación de suelo radiante / refrigerante

Para explicar de uno modo sencillo las ventajas económicas de instalar un suelo radiante / refrigerante vamos a utilizar una simulación en la que comparamos dos tipos de inversión. Por un lado, analizamos lo que cuesta instalar y mantener durante diez años un sistema de conductos de aire acondicionado y bomba de calor en una vivienda de 100 m2 en la que viven cuatro personas. Por otro, un sistema de suelo radiante / refrigerante para la misma familia y el mismo periodo de tiempo.

Consideramos los costes de instalación de ambos sistemas y su consumo energético durante un periodo de 10 años.

Familia A. Instalación de conductos, bomba frío calor y placa solar con termo de apoyo para producción de ACS: aproximadamente 6.800€ + iva.

Coste de energía 120€ / mes (calculado para una familia de 4 miembros) que representan 1.440€ al año. La inversión entre instalación y coste de energía suma en cinco años 14.000 €.

Familia B. Instalación de suelo radiante y sistema de agua caliente sanitaria: 9.500€ + iva.

Coste de energía 72€ / mes (40% menos) que son 864 € al año. La inversión entre instalación y coste de energía suma en cinco años 13.820 €

En menos de 5 años la familia B ha amortizado la inversión, sigue ahorrando la mitad en consumo de energía, y tiene un sistema mucho más eficiente.

Además, incluyendo sondas de ambiente de temperatura y humedad, se pueden conseguir los más altos niveles de confort en una vivienda.

Si estás pensando en construirte una vivienda o hacer una reforma integral de tu vivienda u oficina te recomendamos que consideres los beneficios que te proporciona el suelo radiante refrigerante con aerotermia.