El sector residencial tira del carro de la construcción

El sector de la construcción recupera estabilidad tras los últimos años de incertidumbre. El Instituto de Estudios Económicos, entidad empresarial nacional, presentó en diciembre su perspectiva sobre la coyuntura económica en España, bajo el título “La incertidumbre es un impuesto al crecimiento económico”. A falta de cerrar los datos definitivos de 2017, estima que el pasado año la actividad se ha incrementado un 4,4% en nuestro país y ha sido el sector con mayor crecimiento. Las buenas cifras vienen de la mano de creación de vivienda nueva, reactivada con la creación de empleo, los bajos tipos de interés y la demanda acumulada en años previos.

De confirmarse el crecimiento de 4,4 puntos porcentuales, las previsiones superarían en dos puntos a los resultados de 2016. Si bien el último trimestre del año se acusó una leve desaceleración, existe un marcado dinamismo en la construcción. Entre enero y septiembre pasados, la compraventa de viviendas superó casi el 14% interanual, cifra similar a la del periodo previo y el precio medio del metro cuadrado aumentó también hasta el 2,2%.

Queda por ver cuál será el impacto de la reforma de la ley hipotecaria en el comportamiento del mercado. El pasado 17 de noviembre se publicaba el Proyecto de Ley reguladora de los contratos de crédito hipotecario. Es una transposición de la Directiva europea 2014/17 que, entre sus principales medidas, pretende regular la cláusula de reembolso anticipado y la de vencimiento anticipado. El informe del IEE señala que el objetivo es dotar de mayor seguridad jurídica en nuestro país los contratos hipotecarios pero a cambio se prevé una subida del tipo de interés efectivo, el que incluye gastos y comisiones, y el acotamiento de costes de algunas opciones de los contratos.

 

 

 

También se muestran optimista los 19 institutos de la construcción en Europa, agrupados en Euroconstruct. Sus previsiones de crecimiento en 2017 se sitúan en un 3,5% en la eurozona, lideradas también por la obra residencial. La construcción de viviendas en Europa alcanza su pico más alto desde 2006 y la demanda crece en los 19 países objeto de estudios, entre ellos España. De 2014 al pasado año, la actividad ha ascendido un 9% en total y las previsiones para  2020 son del 6%, con un alza moderada de los sectores residencial y no residencial, y mayor protagonismo de la ingeniería civil. Los próximos años traerán también un repunte de las reformas, que dentro de dos años superarán a la obra nueva.

Por países, las mayores demandas en la construcción serán en Hungría (+25%), el segundo mercado más pequeño y a su vez el que experimentará el mayor crecimiento; Irlanda (+15%), Suecia (+10%) y Polonia (+9%).

El país con mejores resultados en 2020 será Irlanda, con notable diferencia, según se aprecia en el gráfico. Le siguen Hungría y Polonia. España se sitúa por encima de la media. Cerrarán la tabla Alemania, Italia y Suiza.

 

Gráfico de Euroconstruct donde se aprecia la diferencia de resultados entre Irlanda y el resto de países.

 

España se sitúa por encima de la media, en cuanto a resultados previstos en 2020, en una tabla encabezada por Irlanda y Hungría y cerrada por Alemania, Italia y Suiza (último, penúltimo y antepenúltimo).