Tomás Rico Valarino: Eclecticismo en Cartagena

Uno de los nombres más recordados en relación a la configuración de la Cartagena moderna es el de Tomás Rico Valarino. Formado en la Escuela de Madrid, el arquitecto introduce el estilo ecléctico en la localidad con obras que confieren a la ciudad su singular aspecto. Entre ellas, el Gran Hotel, el Palacio Consistorial o el conocido como Castillo de Los Dolores. Junto a Carlos Manchón y el prolífico Víctor Beltrí, autor entre otros del Casino de Cartagena– forma un conjunto que dio forma a las corrientes modernistas en las calles cartageneras a finales del XIX y principios del siglo XX, desde su puesto como arquitecto municipal y en las aulas como profesor de la Escuela Superior de Industria. Pese a todo, Rico Valarino se ganó el afecto de colegas, alumnos y ciudadanos, como se hacía eco la prensa local con motivo de su sepelio.

Nacido en Valladolid, era nieto de Tomás Valarino y Gattorno, conde de Santa Lucía y dueño de la fábrica de cristal en el barrio del mismo nombre del título nobiliario. Tras terminar sus estudios en la Escuela de Arquitectura de Madrid, en 1876, se traslada a Cartagena durante dos años como arquitecto auxiliar, siendo titular Carlos Mancha. En 1878 es nombrado arquitecto municipal en Albacete, donde residió durante cinco años. A lo largo de su carrera alternó su profesión con la de docente, y desde su llegada a la capital manchega se integró en el plantel docente del Instituto de Albacete. En 1882 es nombrado arquitecto de Hacienda de Murcia y arquitecto del Estado, y un año después se trasladaría a Jaén como arquitecto provincial interino, regresando desde finales del año 84 a Albacete. Tres años después encontraría su destino permanente en Cartagena, como arquitecto municipal.

De su paso por la ciudad de Albacete, nos deja obras como la remodelación del Palacio de Justicia. Sin embargo es en Cartagena, y de la mano de grandes empresarios como Pedro Conesa o Celestino Martínez, donde encontramos el grueso de su legado. Recién asumido el cargo municipal, el comerciante Pedro Conesa le pide diseñar su mansión, conocida como Pasaje Conesa, en la Puerta de Murcia. Más afamado le haría un posterior encargo del mismo cliente para su nieta Antonia. El encargo, que estaba concebido como una casa de juegos, resultó ser un pequeño castillo cuya fachada deleitaría a todos los niños de Cartagena. El edificio, conocido como El Castillo de Los Dolores o popularmente el castillito del marqués, sería residencia estival de la familia.

Una de las creaciones más representativas de Rico Valarino es El Gran Hotel, cuyo fin de obra asumió Beltrí tras su muerte, en 1912. Fue encargado por Celestino Martínez en 1907, a quien como en el caso de Conesa le construyó primero su residencia en la plaza de la Merced. También de indudable inspiración ecléctica es el Palacio Consistorial, donde encontramos elementos geométricos y de corte clásico, como frontones, arcos, columnas y dinteles; ornamentos florales o forja. Entre los materiales, del exterior destacan el mármol de Macael y el granito. El edificio fue inaugurado con motivo de la visita del rey Alfonso XIII y el rey Eduardo VII de Inglaterra para firmar “Los Pactos de Cartagena”, en 1908. Tras once años de reformas, a partir de 2006, el edificio luce todo su esplendor y según una reciente encuesta del portal de viajes TripAdvisor, el edificio es una de las 20 construcciones más espectaculares de España. Le acompañan en la lista, el Monasterio del Escorial, el Palacio de Carlos V en Granada o el Capricho de Gaudí en Comillas.

Rico Valarino es autor además de obras tan relevantes como las primeras Escuelas Graduadas de España, en la calle Gisbert, y otras arraigadas en el folclore popular, como el Pabellón Municipal, que llenaba de luces y notas musicales las noches en la Feria de Verano en los albores del siglo XX. También fue obra suya la Tienda Asilo San Pedro (1894), en la calle Real.

 

 1. Imagen del Palacio Consistorial de Cartagena, de Moriñigo via WikiMedia

2. Perspectiva lateral del Palacio Consistorial. Autor: Roberto Pla CC BY-NC en Flickr

3.y 4. Imágenes de Enrique Freire de la escalera principal del Palacio Consistorial. CC BY en Flickr

5. Gran Hotel de Cartagena. Fotografía de Pedro J. Pacheco CC BY-SA 3.0 via Wikimedia

6. y 7. Dos vistas del Castillito de Los Dolores de Daniel Tordo 12. CC BY-SA 4.0 via Wikimedia