¿Madera o cerámico de imitación? Cómo elegir el suelo para mi proyecto

Suelo cerámico imitación madera de Porcelanosa, proveedor de MAZA Grupo

Imagen © Porcelanosa, proveedor de MAZA Grupo.

La elección del suelo es algo muy relevante en un diseño de interior, tanto desde el punto de vista decorativo, como funcional.

A la hora de plantear una reforma o construcción de alta calidad, un suelo de madera natural resulta muy tentador, pero, aunque el parqué natural tiene incondicionales en todo el mundo, a la madera le ha salido un competidor cuyas ventajas conviene considerar antes de tomar una decisión: el parqué cerámico.

¿Qué uso le vamos a dar a ese suelo? No hay un material perfecto, pero sí uno que se adapta mejor a las características y el uso al que está destinado. Y por eso, antes de decantarnos por una u otra opción, conviene considerar las ventajas e inconvenientes que cada sistema nos ofrece según su destino.

Madera natural VS Parqué cerámico

Relevancia en el diseño

La madera natural aporta elegancia y calidez al diseño, su belleza es sin duda uno de sus puntos fuertes. Los suelos cerámicos de alta calidad, también resultan atractivos y elegantes y, además, permiten acabados texturas que serían imposibles con madera natural.

Material natural

Al tratarse de un material natural su aspecto cambia con el paso de los años, lo que imprime al diseño personalidad y carácter. Además el inconfundible olor de la madera tiene muchos adeptos.

Confort

La madera es un material confortable visual, térmica y acústicamente, e ideal para andar descalzos por la casa. El parqué cerámico, en cambio, no proporciona ese confort, pero puede incluso superarlo integrando calefacción radiante y sistemas de aislamiento acústico.

Sistema climatización

Si estamos considerando el uso de sistema de climatización por suelo radiante, la madera no es el material más adecuado. Pero si el confort es uno de los atributos que valoramos en nuestro proyecto, conviene recordar que el suelo radiante es la climatización más eficiente y confortable que podemos elegir y el suelo porcelánico de imitación madera es ideal para instalar este sistema de climatización. No obstante, tanto el suelo cerámico como el de madera son ideales para otros sistemas de calefacción.

Suelo cerámico imitación madera de Porcelanosa, proveedor de MAZA Grupo

Imagen © Porcelanosa, proveedor de MAZA Grupo.

Resistencia

Debido a la alta porosidad de la madera, incluso cuando está convenientemente tratada, es especialmente sensible al uso, la humedad, y los accidentes domésticos. Con el tiempo, además de rallarse la madera se abomba y se mancha. El pavimento cerámico en cambio, por su baja porosidad ni se mancha, ni se altera con el paso del tiempo o la humedad. Este punto es muy importante si se trata de pavimentar zonas de mucho tránsito (uso comercial) o viviendas con mascotas o niños pequeños.

Mantenimiento

El mantenimiento de un suelo de madera es caro y molesto, ya que genera mucho polvo e implica mover todos los muebles. En cambio, el suelo porcelánico no requiere mantenimiento y tiene una alta durabilidad.

Exteriores y zonas húmedas

El uso de madera no se recomienda en cocinas, baños, terrazas o exteriores por su rápido deterioro al contacto con la humedad, aire o radiación solar directa. Para estas zonas se recomienda el parqué cerámico. Es algo a tener en cuenta también para ciudades lluvias y climas húmedos.

Uso residencia o comercial

La resistencia, durabilidad y la facilidad con que se limpia un suelo porcelánico hacen que sea idóneo para uso comercial, salvo en aquellos casos en que el diseño integra la imperfección y el desgaste natural de la madera como concepto básico.

Precio

En este punto no hay grandes diferencias entre un suelo de madera natural y un porcelánico de imitación de alta calidad. No obstante el coste de mantenimiento de este último es nulo.