Tendencias: hormigón visto

El acabado de hormigón u hormigón visto ofrece una serie de ventajas, usos y posibilidades decorativas que lo han convertido en tendencia por su simpleza, solidez, durabilidad o rapidez de instalación. En este artículo analizaremos algunas de ellas para que podáis comprobar lo versátil de este material que, cada vez más, estamos incorporando a nuestros proyectos.

El hormigón es un material utilizado para las estructuras de los edificios y obras de todo tipo. Cuando hablamos de hormigón visto lo que hacemos, en realidad, es mostrar el material del que se compone el edificio, dotándolo, en cada caso, de unos acabados visuales y de calidad que dependerán del encofrado. Aquí es donde el hormigón tomará su textura y lo hará en función de las estructuras provisionales o definitivas – si éstas se acaban integrando en la estructura- de madera, metal, cartón u otros materiales que lo contienen. Cuando se haya endurecido o haya fraguado habrá asimilado la textura del encofrado. De este modo si el encofrado es de madera tomará la veta de la madera o tablilla, y si es de otro material se quedará con su textura o dibujo, pudiendo tener también un acabado liso, como podéis comprobar en el suelo de nuestras propias oficinas en Yecla.

 

 

En cuanto a las ventajas del hormigón visto son muchas y a tener en cuenta:

  • Durabilidad y dureza. Nada más que añadir. El hormigón es el material constructivo por excelencia de las estructuras.
  • Económico. En comparación con otros materiales tiene esta ventaja por los componentes que lo forman (agua, áridos, cemento y grava o piedra machada).
  • Bajo mantenimiento. No se deteriora y es fácil de limpiar con un poco de agua caliente y detergente.
  • Rapidez de instalación.
  • Ahorro de tiempo y de mano de obra.
  • Alta capacidad para moldearse en formas diversas conservando su resistencia.
  • Conductor térmico. Por lo que es ideal para instalarlo como pavimento, especialmente si hay suelo radiante.
  • Aislante acústico. Proporciona un confort añadido si la instalación es correcta y se sellan sus poros.
  • Ignífugo. Es de los materiales más seguros que existen ante un incendio.
  • Color. El acabado puede tener distintos colores, bien por la variación en el color de la matriz o por agregar colorantes y pigmentos, o por el uso de tintes más superficiales. En este último caso los más usados en paredes y techos son los blancos y amarillos, mientras que en el pavimento se utilizan más los grises, ocres o café.

Lógicamente la instalación del hormigón que quedará a la vista tiene que hacerse con unos criterios técnicos que garanticen la calidad del proceso para obtener unas variaciones mínimas de color y textura, y conseguir los efectos deseados, como se aprecia en esta imagen.

 

 

Usos del hormigón visto
El hormigón visto se puede utilizar en edificios públicos de cualquier tipo y uso, como el aparcamiento o las escaleras del edificio que aparecen en estas imágenes. Pero también en viviendas, obra civil, locales comerciales o naves industriales, tanto en interior como en exterior.

  • Pavimento. Liso o con textura.
  • Techo.
  • Muros y pilares. También pueden ser lisos o con un estampado predefinido.
  • Escaleras. Que se convierten en un elemento decorativo y arquitectónico.